creepypasta urnansdead

Creepypasta: Urnansdead juega los viernes 13

Como no podía ser de otra manera, publicamos el primer creepypasta de Blog de Miedo en un viernes 13. Todo ocurre por esas “casualidades” de la vida, este creepypasta nos llegó por e-mail hoy mismo a la madrugada.

Creímos que era alguien aportando para nuestra sección de Historias de Terror  pero, al buscarla para ver si era original, descubrimos que es un viejo creepypasta que está rondando el Internet hace ya varios años.

Hasta donde pudimos rastrear la publicación, la más antigua que encontramos fue publicada en Tumblr.com el viernes 13 de junio del 2014.

La cita figuraba solo en google pero al abrir el enlace, nos encontramos con que el usuario ya no existe. Al parecer quien la compartió ha cerrado sus cuentas y hoy día solo quedan copias en algunos foros de historias de terror y otras redes sociales.

Aunque no sabemos si es 100% igual a la original, les dejamos aquí debajo nuestra copia: 

Viernes 13: el día en que descubrí a Urnansdead

Como todas las tardes en las que me sentía aburrido, al llegar de la escuela, me senté en el ordenador y entré un rato a jugar Pinturillo2. Este juego es similar al juego de mesa conocido como “Pictionary”. El juego pone una palabra y tienes que dibujar algo que ayude a los demás usuarios a adivinarla.

Demás está decir que no era mi juego preferido, es más, creo que era bastante malo (aviso por si no lo han jugado aún).  Pero, cuando no sabes bien a qué jugar, está bien para pasar el rato. Además, siempre encuentras usuarios de otros países y puedes chatear con ellos.

Creo que, de hecho, más que para jugar ese juego tan simple -sobre todo teniendo otros mejores esperando por mí en la play station- entraba cada día para hablar con alguien. Urnandsdead. Así era su nickname en el juego.

Los días se hacían largos para mí en la escuela. Para esa fecha yo recién entraba al bachillerato. Además, era nuevo, mientras que el resto del curso eran amigos desde pequeños. Incluso algunos de ellos eran vecinos.

Aunque nunca fui muy sociable, y siempre me ha costado hacer amigos, al menos antes algunos me conocían por mi nombre y ya se habían acostumbrado a mi presencia. Aunque no aportara demasiado en las charlas, ellos solían pedir mi opinión. Me había mudado de ciudad a causa del trabajo de mi padre y ahora sí, en serio, estaba realmente solo.

No puedo decir que mis compañeros nuevos me cargaban, o me hacían bullying, porque jamás dijeron nada. Pero… Era eso… Jamás me habían dicho nada. Nadie me preguntó nunca mi nombre. Nadie se preocupó por conocerme.

Mi madre decía que era culpa mía, me preguntaba por qué no me ocupaba por integrarme y decía que sería mejor si los invitaba a casa para que me conozcan. Jamás nadie contestó. Tan solo al acercarme, ellos se iban a otro sitio. Cuando les hablaba, se miraban entre sí y no respondían.

De no haber conocido en aquellos años a urnandsdead, la soledad me habría vuelto verdaderamente loco. El juego era una excusa pero, chatear con urnandsdead aunque fuesen diez minutos al volver a casa, cambiaba por completo el sentido de mis días. 

Pero… ¿Quién era urnandsdead?

Desde ya, les adelantaré que finalmente, nunca conocí a urnandsdead en persona. Sigo sin saber si era un “ella” o un “él”. Espero que haya sido un “ella”, sino me sentiría demasiado extraño con lo que voy a decir: creo que hasta me había enamorado de urnandsdead. Seguiré pensando que fue “ella”.

Deben imaginarse que tras casi un año chateando día tras día, además de haberme aprendido todas las palabras que existen en Pinturillo2, hemos hablado muchísimo, de todos los temas posibles.

Pero, siempre que le pedía su número de teléfono, el móvil, el e-mail, dirección a donde enviar la paloma mensajera… Obtenía una respuesta negativa. Ella jamás quiso darme NINGÚN dato personal. Siquiera supe nunca su nombre verdadero. He insistido a diario, varias veces en una misma conversación y nada, hasta que hoy supe la verdad.

Como ya les he contado, chateé con urnansdead durante más de un año, a diario, todas las tardes de mi vida. A veces, hasta la noche, incluso, hasta la madrugada. Teníamos nuestra propia mesa privada y solo nosotros dos sabíamos el Número de Mesa y Código.

El viaje en que comencé a sospechar

El jueves, día previo a que todo cambiara, habíamos viajado con mi familia por motivo del cumpleaños de mi abuelita a la ciudad en la que antes vivía. Por ocurrencia de mi madre, invité a algunos de mis antiguos compañeros de escuela a casa de mi abuela.

Antes de que comenzaran a aparecer los invitados al cumpleaños, salimos un momento al pórtico a conversar entre nosotros y dejar pasar el rato. Solíamos hacer eso antes, sentarnos en la escalera de la casa de alguno y mirar a la nada, ver gente pasar, coches, perros, hasta que se nos ocurriera a dónde ir o qué hacer.

Al quedarnos a solas, comenzaron a preguntarme acerca de la nueva ciudad, los nuevos compañeros, la nueva escuela. Estaba realmente incómodo. No sabía qué decirles. No quería parecer la víctima en toda la situación. Tampoco quería ser el loser al que nadie le habla o mentirles. Entonces me centré en contarles sobre ella.

Me miraban con desconfianza, no me creían. Ninguno de ellos tenía una amiga especial o alguien con quien pudieran hablar de lo que yo hablaba con urnandsdead. Me cansé de sus preguntas, no quería que se rieran de mí, o que pensaran que lo había inventado todo. Entonces, les invité a verlo por ellos mismos.

Fuimos a la casa de uno de ellos para poder mostrárselo en el ordenador pero, al intentar ingresar con mi Nick y Clave: “Datos incorrectos“. No ocurre nada, pensé. Ingresaría con un usuario invitado de nombre similar para que ella no dudara de mí. Lo que importaba era la Mesa Privada donde siempre nos encontrábamos. 

Hice esto y allí estaba la Mesa pero no ella. Imagínense el bochorno. Hasta ahora, durante más de un año había estado allí cada día. Ayer, el día en que más la necesité, no estuvo. Pensé que podría ser alguna clase de error por no entrar con mi usuario de siempre. Pedí restablecer la contraseña, logré entrar y no, definitivamente, ella no estaba allí.

Pronto cambió el tema de conversación, y aunque me sentí avergonzado como nunca antes, ya no se habló más de mí el resto del día.

¿Qué demonios le ocurrió a urnansdead?

Durante el viaje, no pude dejar de pensar en lo que había ocurrido. Primero: ¿por qué me ocurría esto a mí? Segundo: ¿qué le había ocurrido a ella? Esto era lo que más me preocupaba. No veía la hora de volver a encontrarla en la mesa. No tenía forma de contactarla fuera del juego.

Ya de vuelta en casa, mi madre me permitió saltearme el día de escuela puesto que estábamos cansados por el viaje. Ingresé al juego, a nuestra mesa, casi sin esperanzas porque no era la hora habitual en que chateábamos y ¡urnandsdead estaba allí!

Le comenté lo que había ocurrido y ella parecía no entenderme. Según su respuesta, ayer había estado, “siempre estaba”. Fue su forma de expresarlo lo que llamó mi atención: “siempre soy aquí”. ¿Soy? ¿Estoy? ¿Sería extranjera? Quizás hablaba inglés y tuvo por primera vez un error. Fui a darme una ducha, al volver haría algunas pruebas.

Ingresé nuevamente con un usuario falso y, tal como lo sospechaba, la mesa estaba vacía. Volví con mi usuario, urnansdead estaba allí. Entré desde el portátil de mi padre con un usuario falso, con mi usuario, ella no estaba.

Volví rápidamente a mi ordenador, con mi usuario, ahí la vi por última vez. Le pregunté cómo lo hacía, quién era, por qué. Solo me dijo: “Ya no preguntes más, no quiero que te sientas solo, siempre soy aquí”.

A partir de hoy nunca volveré a hablar con ella. Nunca sabré quién es. De hecho, no sé si es alguien o algo. Si es, o si fue.


Por lo que averiguamos, otros usuarios han chateado con urnansdead en Pinturillo2. Sabemos que lo han visto en otras mesas en español y en inglés. Lo curioso: solo aparece los días Viernes 13, juega, pero nunca responde.

Creepypasta: Urnansdead juega los viernes 13
4 (80%) 2 votes

2 thoughts on “Creepypasta: Urnansdead juega los viernes 13”

Deja un comentario