Leyendas Mexicanas Cortas

0
290
leyendas mexicanas cortas

México al igual que toda Latinoamérica es un país lleno de leyendas. Cada lugar, objeto o persona tiene una historia que contar. Sus historias son fascinantes. Al escuchar, las Leyendas Mexicanas Cortas, muchas veces se nos eriza el vello de la piel.

Podemos sentir la presencia de esos entes muy cerca de nosotros. Nos hace recurrir a un hermano, primo u otro familiar o amigo a que nos acompañe. Hasta ir a buscar un vaso de agua en mitad de la noche nos pone a temblar por temor de encontrarnos con una de estas criaturas.

Aquí te dejo unas cuantas Leyendas Mexicanas Cortas que te harán ir en busca de más

En el “El callejón del muerto” (Oaxaca, Sur de México) un hombre solía encender las lámparas de aceite de la ciudad. Luego de haber concluido con su labor, alguien lo asesinó. Este no se dio cuenta que había muerto, ni se percató que alguien lo había violentado. Solo se dio cuenta que faltó un farol por encender. Desde entonces, dice la leyenda que su alma aparece después de las nueve de la noche, para encender las lámparas de aceite. Muchos han escuchado en el silencio de la noche sus pasos, otros dicen verla luz de la llama.

Otra historia, de la que seguro has oído es el Nagual, seres capaces de cambiar su forma por animales o entrar en el cuerpo de otras personas, como ocurrió con la cocinera que fue convertida en Naguala (lee la leyenda de la Naguala aquí!). Estos seres se les aparecen a las personas, especialmente en mitad de la noche.

Bien sea para asustarlos o para llevárselos con ellos para hacer algún sacrificio. Debes estar atento ante la aparición de estos entes, pues no sabes si esa persona que te saluda o la pequeña ave que ves al caminar es un Nagual. Es por esa razón que debes tener más cuidado.

Una Leyenda Mexicana sobre la que me ha costado escribir o referir es sobre las muñecas

Como seres sobrenaturales se apoderan de estos dulces y hermosos juguetes. Me cuesta escribir, porque de pequeña tenía un muñeco bebé al que llamaba Jonás. Cada noche lo arropaba en su cunita y le daba un beso de buenas noches. Al día siguiente Jonás amanecía a mi lado en mi cama o en el closet, más de una vez aparecía sentado en la sala de estar. Nunca me creyeron. Pero, Jonás caminaba en las noches mientras todos dormían.

Les traigo a colación esta Leyenda Mexicana porque de seguro conocen a Anabel, pero en Xochimilco, existe un lugar llamado “La isla de las muñecas

En “La isla de las muñecas” cuentan que vivió un hombre llamado Julián Santana y se dedicaba a recolectar muñecas abandonadas. De acuerdo con la leyenda este hombre juntaba las figuras de las muñecas para ahuyentar a los espíritus de lago. Dicen que hacía un ritual y el cuerpo de las muñecas era su ofrenda, ya que en el lago vivía una niña que se había ahogado allí.

Actualmente, en Xochimilco existe una pequeña isla con casi todas las muñecas recogidas por Don Julián. Muchos dicen que el alma de este hombre se presenta allí para cuidar las muñecas o llevar otras.

El Callejón del Beso es una historia que esconde los celos enfermizos de un padre y el amor condenado. La historia se basa en una joven que era hija única y cuyo padre era muy celoso y violento. Cortejada por un joven minero de clase humilde, cultivaron su amor a escondidas hasta que su padre se dio por enterado de estos amores y en el momento en que los jóvenes deciden huir.

Su padre preso de la ira clavó una daga a su propia hija. Mientras el joven sostenía la mano de su amada entre las suyas. Allí posa sus labios en su mano fría y le da un beso. Aunque, trágica esta historia no cabe duda de que el padre es un siniestro personaje.

Entre otras misteriosas Leyendas Mexicanas que acontecieron en ese territorio podemos encontrar:

La Leyenda de la Casa de los Lamentos, una casa del siglo XVIII que funcionó como oficina postal y que entre sus rincones oscuros esconde la historia de Don Tadeo Fulgencio, quien a raíz de la muerte de su esposa buscó a una bruja para que lo ayudara a contactar a su mujer en el más allá. La bruja le enseña antiguos rituales, que incluían sacrificios humanos; en la casa se hallaron restos humanos. 

La pila de las culebras es una leyenda del pueblo de Tapalpa, hace mucho tiempo vivían cuatro comadres y cada día se reunían alrededor de la fuente y chismeaban sobre los asuntos del pueblo. Cierto día Macario, un indio Otomí, les advirtió que no debían hablar de otras personas, estas comadres se burlaron del pobre indio. Este tomó agua de la fuente y mojó a las cuatro comadres, allí las maldijo y las transformó en culebras de piedra que se enroscaron alrededor de la fuente. Desde ese entonces estas mujeres permanecen condenadas a no decir nada.

Aunque el El Sombrerón no es una de las Leyendas Mexicanas propiamente dicha, tiende a confundirse, algunas veces, con la leyenda del Charro Negro.

El Sombrerón o Tzitzimitem es un personaje de Guatemala, en este país es un enano que lleva consigo un enorme sombrero y va dando serenatas a las mujeres que elige.

En las noches le teje unas trenzas en el pelo y las mujeres caen rendidas ante él, formando parte así de un montón de almas perdidas. Es un ranchero con una guitarra, que canta y enloquece a las mujeres. Este pequeñísimo, vestido de negro, con un cinturón brillante, impecables botines de charol, con un par de espuelas plateadas salpican luz en la oscuridad y sobre su cabeza un enorme sombrero de ala ancha que casi lo oculta por completo. Así lo describen quienes lo han visto.

Cuentan que hace mucho tiempo vio a una muchacha muy bella con un hermoso pelo largo, brillante, negro como la misma oscuridad. Se enamoró perdidamente de ella. La buscó y le llevó serenata todas las noches. La muchacha no advirtió a sus a sus padres sobre él.

Cierto día comenzó a dejar de comer hasta el punto de que casi morir. Allí todos se dieron cuenta que era culpa de El Sombrerón. Sus padres la llevaron a un convento creyendo que ahí iba a estaría a salvo, aun así siguió sin comer. Un día despertó con una trenza en su pelo hecha por el espectro y ese día murió.

Al Sombrerón le atraen las muchachas de pelo largo y ojos grandes, por ello, cuando se sospecha que está tras una joven, se debe cortar el pelo de la misma para que no se lleve su alma

Si quieres conocer esta u otras Leyendas Mexicanas Cortas no dudes en seguir navegando en Blog de miedo!.

Deja un comentario